скачать моды для сталкер скрытая аномалиямод на гта сан андреас лицопрохожденье driver san francisco
мод на панели майнкрафтпродам станок изготовления ключей б умод сталкер альянс ii
гарис мод вирусчит на опыт и серебро в world of tanks без смсесет нод 32 свежие ключи

VISITA - TURISMO

BIENVENIDO A BAVIERA

La ve­sti­men­ta ecle­si­ásti­ca y tra­di­cio­nal, pra­dos y bos­ques, co­mi­das y be­bi­das, las emo­cio­nes y la iden­ti­dad - mucho más que en cual­quier otra par­te de Ale­ma­nia, Ba­vie­ra evo­ca una am­p­lia ga­ma de aso­ci­a­cio­nes. Y mucho más que cual­quier otro esta­do, Ba­vie­ra sa­be có­mo dis­frutar de la vi­da.

En Deg­gen­dorf, el típi­co esti­lo de vi­da de ba­ja Ba­vie­ra se ma­ni­fies­ta en la coci­na lo­cal y la cá­li­da hos­pi­ta­li­dad, así co­mo en las costum­bres y ce­le­bra­cio­nes que son sel­los de fi­es­tas se­cu­la­res y re­li­gio­sas, en las fe­ri­as tra­di­cio­na­les y en los mer­ca­dos co­lo­ri­dos y tam­bién en una con­fe­ren­cia anu­al del dialec­to báva­ro. Deg­gen­dorf es ver­da­de­ra­men­te una ci­u­dad típi­ca de Ba­ja Ba­vie­ra, tra­di­cio­nal en el co­ra­zón y mo­der­na­men­te ju­ve­nil en apa­ri­en­cia.

PANORAMA!

Deg­gen­dorf se en­cu­en­tra en una en­can­ta­do­ra zo­na si­tua­da a oril­las del Da­nu­bio, a 305 me­tros sob­re el ni­vel del mar. La ci­u­dad se ex­ti­en­de sob­re sua­ves co­li­nas que se ele­van has­ta los 1.114 me­tros sob­re el ni­vel del mar... ¡u­na di­fe­ren­cia de 800 me­tros de alti­tud den­tro de una mis­ma ci­u­dad! Así de con­siderable es la ga­ma de atrac­cio­nes y ca­rac­terísti­cas que és­ta ci­u­dad le of­re­ce. Deg­gen­dorf es una ci­u­dad báva­ra pa­ra amar y ha­bi­tar.

RECORRIDOS TURÍSTICOS GUIADOS

Deg­gen­dorf es di­gna de ver­se. ¡Al con­tra­tar una vi­si­ta guia­da, usted verá aún más! La ofi­ci­na de tu­ris­mo or­ga­ni­za vi­si­tas pa­ra jó­ve­nes y adul­tos ma­yo­res, du­ran­te el día e in­clu­so por la no­che, en el mar­co de las tra­di­cio­nes o de la eco­lo­gía. Guías ex­per­tos y ab­so­lu­t­amen­te ca­li­fi­ca­dos con­du­cen las vi­si­tas. ¡A dis­frutar!
Pa­ra más de­tal­les, por fa­vor con­tac­te con la Ofi­ci­na de In­for­mación Turísti­ca Deg­gen­dorf.

EL LUGAR DONDE LA VIDA LATE

¿Qué se ob­ti­ene cuan­do se mez­cla un cen­tro his­tó­ri­co ci­ta­di­no, que to­da­vía con­ser­va su tra­zado pi­ri­for­me me­di­eval ori­gi­nal, con una atrac­tiva zo­na co­mer­ci­al, ori­en­ta­da a los ser­vici­os? El re­sul­ta­do es una ci­u­dad en la cu­al ca­da via­je de com­pras se con­vier­te en inol­vi­da­ble.

Más de 500 ti­en­das, pe­queñas y gran­des; mo­der­nas y tra­di­cio­na­les, ven­di­en­do una gran va­rie­dad de pro­duc­tos, ga­ran­tiz­an que la zo­na pea­to­nal se man­ten­ga con­cur­ri­da y ani­ma­da en el cas­co his­tó­ri­co de la ci­u­dad. Las 1.100 pla­zas de apar­ca­mi­en­to en el cen­tro ga­ran­tiz­an que su via­je de com­pras es­té lib­re de es­trés des­de el prin­ci­pio. Una gran can­ti­dad de re­stau­ran­tes, ca­fés y ba­res son idea­les pa­ra una pau­sa bi­en me­re­ci­da. Comp­re y reláje­se, su­mér­ja­se en el am­bi­en­te en­can­ta­dor mi­en­tras pa­sea por Deg­gen­dorf.

LA VISTA DESDE EL RÍO

El río Da­nu­bio ju­gó un pa­pel vi­tal en la his­to­ria de Deg­gen­dorf. Hoy en día, el im­po­nen­te río es im­port­an­te pa­ra la re­creación y las ac­tivi­da­des re­crea­ti­vas, con in­stala­cio­nes de amar­re a só­lo 20 mi­nu­tos a pie des­de el cen­tro de la ci­u­dad. El pa­seo en sí, re­cor­ri­en­do el ele­gan­te Bou­le­vard Edl­mair, es un ex­cel­en­te co­mi­en­zo pa­ra cual­quier via­je en bar­co. Su­el­te amar­ras en Deg­gen­dorf pa­ra un re­cor­ri­do de ida y vu­el­ta du­ran­te el día o en el atar­de­cer. Aquí tam­bién se atra­can re­gu­lar­men­te cru­ce­ros de río. Des­cu­bra el mun­do des­de otro án­gu­lo y dis­fru­te la vis­ta des­de el río.

INVIERNO EN LA CIUDAD

Si­tua­da en la zo­na nor­te del Par­que Na­tu­ral del bos­que báva­ro, Deg­gen­dorf y sus al­re­de­do­res son per­fec­tos pa­ra el es­quí de fon­do y el snow­board. Las sua­ves co­li­nas, bos­ques y pra­dos abier­tos, de­mu­e­s­tran que hay sen­de­ros aptos pa­ra to­dos los gustos (70 km en to­tal). Si­tua­do en y en los al­re­de­do­res del cen­tro de es­quí de fon­do Ru­sel-Ober­brei­ten­au es­tá la te­lesil­la Grei­sing, así co­mo las es­cue­las de es­quí y snow­board Ru­sel y Gei­ß­kopf y una pis­ta de pa­ti­na­je. El cen­tro es tam­bién el pun­to de par­ti­da pa­ra ex­cur­sio­nes con raque­tas pa­ra nie­ve y nu­me­ro­sas ca­mi­na­tas in­ver­na­les. ¡Dis­fru­te un pa­raí­so in­ver­nal en la ci­u­dad!

¡CASCO CULTURAL!

La his­to­ria de la ar­tes­anía tra­di­cio­nal de la re­gión es el pun­to fo­cal del Mu­seo de ar­tes­anías de Deg­gen­dorf, el úni­co en su ti­po en la re­gión ori­en­tal báva­ra. Las dest­re­zas lar­ga­men­te ol­vi­da­das son ex­pu­es­tas jun­to con los des­ar­rol­los más no­ve­do­sos. El mu­seo es uno de los cua­tro edi­fi­ci­os que com­po­nen el cas­co cul­tu­ral: Los otros tres son la atrac­tiva bi­blio­te­ca de la ci­u­dad, el Mu­seo Deg­gen­dorf y el cen­tro cul­tu­ral en el an­ti­guo mo­nas­te­rio ca­pu­chi­no. El le­ma cen­tral de la cul­tu­ra es "Cul­tu­ra pa­ra to­dos" y fiel a esas pa­la­bras of­re­ce cul­tu­ra que se pue­de ver, oír e in­clu­so par­ti­ci­par. Es­te es el co­ra­zón cul­tu­ral de la ci­u­dad, que la­te fu­er­te y rápi­do du­ran­te to­do el año.

¿Tiene ganas de viajar al bosque bávaro?

El bos­que báva­ro es­tá de­lan­te de su pu­er­ta - ¿por qué no sa­lir y ex­plo­rar? In­scrí­ba­se en una de las ex­cur­sio­nes fo­res­ta­les (or­ga­ni­za­da por gru­pos, sa­li­en­do des­de Deg­gen­dorf). Un guía ofi­ci­al ex­pe­ri­men­ta­do le acom­pañará a tra­vés del Par­que Na­tu­ral del bos­que báva­ro y al pi­co Ar­ber. Usted va a des­cu­brir los mis­te­ri­os del so­p­la­do de vid­rio ar­tes­anal, y mucho más. ¡La for­ma más fácil de lle­gar a co­no­cer el fa­sci­nan­te bos­que báva­ro!
Pa­ra más de­tal­les, por fa­vor con­tac­te con la Ofi­ci­na de In­for­mación Turísti­ca Deg­gen­dorf.